Intro | Polarizador | Dogma | Tiempo incandescente | Autómata | Me das calor | Obra | Currículum | Contacto

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Signos de orden e inquietud.

La condición industrial de estas piezas, tanto lo que respecta a su factura como a sus materiales, no impide que su imagen final reproduzca una cierta hibridación, una especie de seres orgánicos constituidos por elementos inorgánicos o quizás de seres inorgánicos que han asumido una configuración orgánica -esas formas cercanas a extraños animales- que alcanza la mayor de las evidencias en la presencia del agua. La serenidad y el silencio se han quebrado en esta última metamorfosis. No obstante, Mediavilla ya “reclamaba el vacío” en alguna de sus obras de la fase precedente -venía a coincidir en ello con la valenciana Ángeles Marco, incluso en su formulación material- lo que nos pone sobre la pista del verdadero sentido de aquellos silencios, probablemente menos serenos de lo que imaginábamos y que ahora ya no dejan lugar a dudas: inquietud es lo que transmite esa forma ovalada posada sobre el suelo o aquella hermosa burbuja de cristal que retiene el agua en su interior unida por una cadena de eslabones a una gran anilla, como si esa naturaleza acuosa fuese objeto de un doble aprisionamiento: el de su contenedor y el esposamiento que sugiere esa prolongación anillada.

 

La naturaleza ambigua de setos últimos entes, recién llegados a un nuevo territorio colonizado, son consecuencia de su mestizaje con alguna de nuestras actitudes más reprobables como la coerción. Así su presencia se convierte en un signo premonitorio de nuestro actual estado de turbación. Orden e inquietud son pues los dos estados que reflejan el universo exhibido por este artista; estados sólo contradictorios en apariencia, ya que ambos forman parte del nuestro como dos perfiles en dialéctica permanente.

 

 

Javier Hernando

Fragmento del texto Signos de orden e inquietud, del catálogo TROPO.

Sala Teatro Calderón. Valladolid.1998.

volver >>

 

 

Todos los derechos reservados por www.juliomediavilla.com 2009 ©